santicampos

santicampos en keseyo 26 de Octubre de 2017

5 razones porque deberías hacer un Work and Travel

 

A esta altura del año muchas personas se estarán haciendo la misma pregunta. ¿Es este el año en que me iré de Work and Travel? ¿El año que viene? ¿Vale la pena anotarse a un programa de vacaciones y trabajo para poder vivir durante unos meses en Estados Unidos? ¿Es puro marketing?

Hay que pagar un buen dinero, eso seguro, pero creo que el viaje lo retribuye. Si estas preocupado por si vale la pena gastarte toda esa plata que juntaste durante tiempo, o que convencer a tus viejos de que te faciliten ese dinero, dejame convencerte de que si.

Yo lo hice, y aquí te voy a hablar sobre porque siento que es una experiencia que muchos deberían vivir.

Cada vez que escuchaba una persona decir “viajar te abre la cabeza” ponía cara de escepticismo, sentía que me vendían chamuyo barato. Es que a la pobre frase la trillaron, y quien tiene dudas de si estampar o no su pasaporte por primera vez no encuentra nada útil en ella. Sin embargo, cada vez me convenzo mas de que tan simple frase dice más de lo que parece.

El simple hecho de alejarse de la cotidianidad, del estudio, del trabajo y de la familia/amigos representa un quiebre cualitativo en como nos comportamos. De repente hay que salir a hablar con personas desconocidas, se trata de aprender nuevas tareas, y de apreciar los afectos que tanto extrañamos. La distancia da perspectiva, y eso con el tiempo se aprende.

En la lejanía uno valora su cultura, sus hábitos, y hasta su idioma. Es por eso que el viajar representa un desafío personal, poner en frente una valla bien alta al cuerpo y a la mente, e iniciar un proceso de desapego. Si bien los WaT son cortos (más o menos 3 meses), para la mayoría es la primera vez que se alejan de su núcleo cotidiano por más de un par de semanas.

El salir de la zona de confort genera que, como una herida, nuestro cuerpo cicatrize, y se haga más fuerte. Con el pasar de los días, empezamos a adaptarnos a ese entorno tan diferente, y a desarrollar habilidades sociales para lograr el disfrute. No es que irse de Work and Travel sea un sufrimiento, ni que la primer semana uno se la pasa llorando, pero quien te diga que no le costó ser el nuevo en multiples ámbitos al mismo tiempo (idioma, ciudad, relaciones sociales, trabajo, costumbres) te está mintiendo.

Creo que ese esfuerzo que se paga al viajar es muy valioso, ya que uno logra cosechar con el tiempo los frutos de las nuevas vivencias, el entendimiento de otras culturas y mucho también de la propia. Vivir en Estados Unidos representa adaptarse a su cultura del trabajo (muy dinámica y exigente), al inglés como idioma diario, a sus leyes y a su comida/costumbres.

Millones de personas viajan por año a Estados Unidos, desembocando en Miami, Nueva York o Los Ángeles como principales destinos turísticos. Irte de J1 por meses te va a dar el tiempo necesario en yankilandia para tomarte varios days off y visitar esas metrópolis tan famosas. Vas a poder aprovechar tu flexibilidad y estadía para comprar vuelos súper baratos, buses a precios irrisorios, y planear road trips inigualables.

Por un lado, si sos de los que van entre diciembre y abril (vacaciones de verano para el hemisferio sur) vas a coincidir con la temporada de ski en Aspen y Vail, el festival de Sundance en Park City, Mardi Gras en New Orleans, los premios Oscar en LA, y muchos otros eventos que te  van a enamoran de Estados Unidos.

Pero además, vas a tener la posibilidad de ir mas allá que el turista promedio. Seguramente vivas en un pueblo no muy grande. Y esto es bueno, ya que vas a poder aprovechar para conocer un poco mas del “interior” estadounidense. Muchas personas eligen alquilar autos y salir por las rutas conociendo pueblitos difíciles de pronunciar, o simplemente se encuentran cerca de lugares que son un foco de turismo para esa región pero a los que el argentino promedio no logra llegar. Un ejemplo de esto son los pueblos de Vermont, los del Estado de Nueva York, Sacramento en California o Reno en Nevada.

Si siempre estudiaste inglés en el colegio o el instituto pero nunca le encontraste la vuelta para que, acá vas a tener una gran oportunidad para sacarle el polvo. En el trabajo más que seguro vas a tener que hablarlo sin parar, y cuando te muevas en la ciudad para hacer las compras y tomarte un colectivo el hello no te va a alcanzar.

Y si nunca lograste un nivel alto, o tu inglés es básico, créeme que vas a defenderte y vas a aprender como en un curso. Es que hay un componente primordial en el aprendizaje que tiene que ver con las relaciones sociales, y el contacto diario con angloparlantes va a aflojar tu oído y tu mente para que te sueltes a hablar lo que puedas y necesites.

Hay quienes trabajan en puestos de atención al público y aprenden a la fuerza del día a día los manerismos y las frases típicas del inglés americano, y terminan siendo un yankee más hasta con el acento. Hay otros que terminan en puestos más alejados del cliente, como los dishwasher o los cook, pero créeme que gracias a sus coworkers ellos van a terminar sabiendo hasta como se dice “tapa”, “pela papas”, “salsa de palta y ajo” y otras cosas extrañas.


Esto claramente depende de que contrato logren con su empleador, del sueldo mínimo y de la posibilidad de propinas. Sin embargo, simplificando un poco, el trabajo durante tres meses les alcanza a la mayoría para recuperar gran parte de los gastos iniciales (agencia y/o pasaje).

Muchas personas que conocí trabajaron mucho y procuraron no gastar demasiado, ya sea para volver a su país con algunos dólares o porque planeaban un viaje a Europa (es impresionante lo barato que son los pasajes de avión desde Estados Unidos a otras partes del mundo). Si bien no me gusta fomentar este tipo de actitudes, y no las comparto, las respeto. Soy de quienes ven en los Work and Travel un viaje en sí mismo, donde el día a día de esos meses es el destino mas que si te vas a recorrer California cuando termines o Las Vegas es tu destino final. Me encantan esas ciudades y muero por volver, pero creo que esta bueno además que el viaje sea mas que trabajar-trabajar-trabajar- y a lo último disfrutar.

Todas las semanas vas a tener days off, y cuando salís del trabajo hay muchas opciones para divertirte y salir a conocer gente. Eso implica plata, pero también es parte del disfrute de la ciudad o pueblo donde vas a estar viviendo. Hay que aprovechar la disponibilidad de centros de ski de primer nivel, ya sea para aprender como para andar con amigos. Si estás en un destino de playa, aprovecha esa arena, y recorre las diferentes opciones que tu destino te ofrece, quien sabe si algún día vas a tener semejante cantidad de tiempo para eso.

Si viste el último iPhone o descubriste los placeres de Amazon, no te prives y aprovecha de que estás trabajando para algo. Estados Unidos es un gran país para las compras, las opciones son infinitas y casi siempre los precios los mas bajos que en tu país de origen.

 

Y al fin y al cabo, una vez que te estas volviendo te das cuenta que sabes hacer mucho más de lo que creías. Ahora estas probado en el inglés, sabes andar en snowboard o esquiar sin terminar con el huesito dulce destruido, o simplemente te diste cuenta que sos un crack tratando con la gente.

Todos se llevan de esta experiencia las vivencias de haber estado por meses en un país ajeno, de haberse adaptado a muchos roommates en lo que parece una spin off de Friends, otros habrán encontrado el amor (en inglés o español, quien sabe), y vuelven distintos a sus orígenes.

Este tipo de viaje es un gran paréntesis en tu vida para darte cuenta de que si el día de mañana querés irte al exterior a trabajar de algo no es tan imposible como parece, que encontrar casa es un tema acá y en la China, que viajando se hacen amigos de fierro, y que a partir de ahora el mundo parece un lugar mucho mas abierto. Es una buena alternativa para vos, universitario que todavía tiene vacaciones en el verano y querés hacer algo distinto.

Espero que le den una oportunidad a esta opción, que reflexionando es un gran viaje que puede cambiar sus vacaciones o su forma de ver las cosas.

Estas fueron mis 5 razones de porque lo volvería a hacer, espero que ustedes puedan escribir muchas más.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...